Miguel Acevedo Álvarez, Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud UCSH.

Trabajar y no dormir

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Como soy un Médico ya mayorcito, tengo recuerdo de numerosas noches sin dormir, y no por fiestas, sino que por trabajo.

Con más de una década trabajando en turnos nocturnos, dejé esa tarea convencido de que no me resultaba muy saludable, admirado por colegas que sumaban casi toda una vida laboral en esas funciones, pese a que colgara sobre sus cabezas – cual espada de Damocles – la amenaza del error médico, por simple fatiga.

Leemos en Sanitaria 2000 acerca de un estudio de la Academia Americana de Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño, en el cual se miden los ratios de horas dormidas por tipos de áreas laborales. En concreto, los trabajadores de la salud somos los segundos que menos tiempo dedican a descansar, solo siendo superados por los empleados vinculados con la producción de bienes y servicios.

Específicamente, mientras el 40,1 por ciento de los médicos y enfermeras dormían menos de siete horas diarias, el 42,9 por ciento de los trabajadores de la Producción mantenían el escaso número de horas de sueño. No obstante, el sistema sanitario no solo afecta a quien vista una bata, ya que en un 40 por ciento también limita el descanso de los profesionales y técnicos de la salud que no están relacionados con el ámbito de la asistencia.

Desde la Academia Americana de Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño han advertido que el dormir menos de siete horas genera consecuencias en el ámbito de la salud que abarcan desde enfermedades cardiovasculares hasta trastornos como la ansiedad o la depresión. Además, hay que tomar en consideración el aumento de las posibilidades de cometer un error que están relacionados con el cansancio o el estrés acumulado.

Los profesionales que tienen las horas de sueño más garantizadas son, según los datos del estudio, los relacionados con la Educación (31,3 por ciento), Servicios Sociales (32,2 por ciento) y Computación o Matemáticas (33,8 por ciento).

Estos resultados son coherentes con numerosa información disponibe acerca de los efectos nocivos del trabajo en turnos, en numerosos aspectos de la vida laboral. Resulta de importancia particular el factor de la responsabilidad que tiene en sus manos el profesional Médico, en especial en servicios de Urgencia, de cuya lucidez y claridad mental dependerá – en no pocos casos – la vida, la salud y el bienestar de otras personas.

Con el propósito de controlar el error médico, y promover la seguridad del paciente, conviene revisar y estudiar el desempeño de estos profesionales, para encontrar la mejor manera de apoyarles en sus tareas, a fin de contar con una organizacion del trabajo facilitadora de su óptimo desempeño.

Es muy recomendable realizar estudios de campo, situados específicamente en cada caso particular, a fin de identificar, al menos:

  1. la mejor dotación, según demanda real y potencial,
  2. el mejor esquema de rotaciones, habida cuenta de que es un servicio que debe estar disponible las 24 horas del día, durante todos los días del año,
  3. las estrategias requeridas para garantizar óptimas capacidades mentales y físicas permanentes, y en especial durante las horas más críticas del servicio, y
  4. los perfiles de selección para ingreso o retiro – temporal o permanente – de acuerdo a la edad, rendimiento y competencias.

Una estrategia en este sentido sólo puede representar beneficios para todos quienes nos vemos involucrados o necesitados de sus servicios.

 

Miguel Acevedo Álvarez

Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud UCSH

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.